miércoles, 31 de octubre de 2012

cualsea cosa




“Mientras los predicados reales expresen relaciones en el interior del lenguaje, la exposición es pura relación con el lenguaje mismo, con su tener lugar. La exposición es lo que adviene a cualsea cosa (más precisamente el tener lugar de cualsea cosa) por el hecho de estar en relación con el lenguaje, de ser dicho. Una cosa es (dicha) roja, y por esto en cuanto es dicha tal y se refiere a sí como tal (no simplemente como roja) es expuesta. La existencia como exposición es el ser-tal de un cual. (La categoría de la talidad es, en este sentido, la categoría fundamental que resta impensada en toda cualidad).

 Giorgio Agamben





cortinas sostienen la caída del sol. ese sol que cae en su frente. ante ella. y cae, en su ventana. único sol. hombre sol. estoy casado con su viudez. como el sol, lo soy. aparezco tras la cortinas que me visten de mujer. tras los muebles que me dirigen, casado. tras lo que vuela sólo. tras arder. ante ella, ante su ventana fría. mi desaparición visita su frente. ante ella, los retazos de fe. ante ella, me quita. inventar. es ponerle ventanas al día de ardor. los retazos de tela. mi razón. en su vestido. en las cortinas ante la ventana. me acota. y ella me trata con las horas del sol. me dice que el sueño es frío. y que aparece el viento por la puerta de noche. la escolto. a fe mía. la tela, la costura, su vestido. lo recibo todo.

lo que ella me otorga en sol. 


martes, 30 de octubre de 2012

lleno de






estoy lleno de una nostalgia que precede al sufragio. qué libertad aquella. la de no poder elegir.



lunes, 29 de octubre de 2012

y que dejes


foto tomada en el museo
 Reina Sofía, Mardrid.



te pido que niegues y que mi negación sea el silencio muerto de los cuerpos cuando la tierra les tapa la boca negra y dejan de hablar  y dejan negra la boca de un silencio muerto para no . para que nunca.  nunca en los muertos es  siempre los muertos no. siempre escuchamos la boca cerrarse de negra, de oscura para no hablar. y te pido que te cierres y que me dejes negra la boca cerrarse sobre mí. y que a la base de mi boca y mi silencio no haya, ni esto que afirmo cuando niego, ni esto que niego cuando afirmo que quiero que me des un silencio del que solo un muerto es capaz. y que tires y dejés irse mi palabra, mi cuerpo envuelto por la tierra negra para dormir. y que dejes. irme. de esta. mi negra, negrísima negación. 

duras

video

tubérculos. una lengua



Te voy a cosechar y entonces mi trabajo será mi festejo y mi comida mi hambre. Estás en mi tierra negra.


Agarrame. Dejá el peso. No hay qué sostener. La botánica hace del hambre parte de la tierra en la que estamos.

                      Tubérculos. Una lengua se cosecha al fin.





nos quemamos las mismas lealtades



este verano vayamos a una casa grande, vacía. puedo preguntarle a P. si quiere venir con nosotros, a la misma casa y dejarla igual vacía, grande.podemos armar eso. con lentitud. después en buenos aires ir a una casa chica, con gente que viva ahí y abarate los costos. podemos vivir juntos hasta marzo. hasta abril. en una casa chica. abaratando. los costos. asumiéndolos.










qué vamos a hacer. nos queda 
este saqueo, esta necedad. 
jurar que nos quemamos las mismas

lealtades 




cava lo


 "el abochornamiento culpable que se experimenta ante la desaparición de la gravedad y de la miseria se expresaría a la inversa en la restauración del discurso miserabilista y victimario".

Jacques Rancière









 querida. el dolor
cava en lo necesario














hoy me humilla una sensación de aburrimiento




















hoy me humilla una sensación de aburrimiento, muy grande.
los demás, los hombres en lo demás, 
¿lo sienten también?

porque habiendo sido invitada quedé la noche en silla y no extrañé.
y vos te aburrías en la máquina y yo podía mi espíritu 
hacerlo flotar y no extrañé.


pienso reiteradas veces en las escenas de anoche, en las escenas de anteanoche. se introdujo en estos dos días una serie de hombres y mujeres que piensan y además, piensan que son pensadores. esto lo saben, y lo perciben. creería que leen pensando también, en esto.

                 no hay nada para disputarle a las páginas que dobla las horas de otro.


sé que mínimos temblores hacen perder en absoluto 
las únicas piedritas de la vuelta a casa.
sé que en casa no hay alguien como vos 
y sé que volver no es precisamente acariciarte
la amplia frente donde reposo.
sé que no reposo y que vos no estás 
a la espera de las casas a las que no llego, 
a las que no sé volver.
bajé del taxi arruinada por un prolongación menor. 
te ví lunático y dispuesto en una esquina donde 
íbamos a encontrarnos tantas veces.
pagué de más. vos eras neutro. un fantasma, podría decir, 
vos eras un fantasma que había trabajado durante la noche 
mientras yo olvidaba.
cuando te abracé, sentí que morir era parte de esas cuadras 
y que vos lo sabías y yo empezaba a entenderlo.
te amé. a pesar de vos. amé mi olvido y mi regreso.


estoy convencido que no puede ser una opinión de horas y cuáles, esto que hemos derivado, y dado a la crítica. ahora me humilla esta sensación. ahora la sensación de un aburrimiento parcial. por otra parte, por la parte que escribe y se ilusiona con el aburrimiento causado por el trabajo. por esa parte, tengo recuerdos de leer los muchos libros que deseo. hoy dejamos cuatro o tres manos en los libros que tomamos y nos prometimos. esta tarde como buitres o tiburones. circulamos la certeza de nutrición. pobre, dice, a cada mujer, pobre.

                                        mi aburrimiento está al paso tuyo, amor. 


me lavo la cara y remojo las manos en un fuentón. despertarse es simple. me lavo la cara y remojo las manos en un fuentón.


estoy cerca de la impotencia, de la potencia. de la tormenta, o el ojo ciego que golpea. o la tormenta, o su sueño. cercás mi impotencia, la potencia.  te pego a mi impotencia, la impotencia que tendría. porque estoy al paso. mi aburrimiento es el escándalo que quiero. formás eso, muy a pesar tuyo. tengo tu límite acá, sostenido. tiburona. ahí donde ya no lo tenés. lo tengo ahora. es un alivio para un hombre cruzado. en la cruz. entre la cruz y las espinas de la cruz. en la cruz. entre lo que hubo de placentero de esa escena, en la cruz. y la fuerza de brutalidad que la gravedad y el agotamiento al hombre, por jesús martirizado. le ahorró.

                                        mi aburrimiento es el escándalo que quiero
                                        tu aburrimiento es el escándolo que quiero


mi olvido es la fuente donde mojo la cara, despierto y vuelvo.
mi olvido es el escándalo, mi amor, que quiero despertar.
mi olvido es amor, la fuente. 
                                                                                                                    

tengo lejos, aunque no más que nunca, y sí, lejos. no te busco, y entonces. tiene razón esta distancia. y aunque por eso estés todavía lejos. todavía no me fui a cenar con este hambre. no me vas a limpiar la cara. no vas a inventar mi tradición. ya la tengo. ya me tuve. sabés ya me tuve. eso. la constancia es. supongo. lo que no relego, ni concedo, ni.

en tu oportunidad, para tu ocasión. ya me tuve, y estaría así. que me voy a tener. sabés eso, libremente. tal vez eso te sepa dar lo que das también, con esa constancia. con eso me terminas, dando. mujer. que tus piernas cortadas a la mitad, entre tus piernas y el suelo de la cama. que precisamente eso, me tome. unos segundos, me ría. me ría. que muy a pesar tuyo, te ame. 


                                           a me tuve, y estaría así. que me voy a tener. 


te tuve. eso lo sé por deficiencia. 
como un médico sabe que no alcanza a curar a su paciente 
que muere y no explica de qué. 
/ si este pasado no fuera una promesa/  
te tuve como los médicos a los pacientes que se les mueren 
y no saben decirles qué, cómo, cuándo ocurrió
/si este pasado no fuera porvenir, el más próximo,
 el más ajustados de todos los futuros/
te tuve entre mi alma y la mía. ahí, donde está el cuerpo que enmendás.
titiritero, te tuve. sostuviste mis cuerdas. hagamos que sí.




viernes, 26 de octubre de 2012

te tanto



dame el asco dame 
la sin piedra, dame 
tirar y volver
y el asco sea
lo que arrojo
y el asco y
la sin piedra
(arrojar
para volver)



(te extraño tanto 
porque mundo me hace amor
en vientre pedregal)


volvé y sacá las piedras que 
dentro, dejaste para mí


(te. tanto. amor. el mundo
es piedra en vientre.
extraña)

volvé
restituí
la piedra
el vientre
el hijo



(dale nombre al hijo
la piedra que rompe 
las paredes
vientre que dejaste
creció

dale 
nombre 
volvé
restituí 

(el vientre donde el hijo
rompe
la sin piedra
esta pared)


jueves, 25 de octubre de 2012

un hambre mejor





a mi me costó esto. ser abstemio, acercarme a lo preciado sin vueltas, con un hambre mejor. tengo ganas de insistir en este pecado tan flaco. siento tu urgencia: ya está en mí. serás mi mujer. esta ficción. esta cara rayada y femenina. este humor de tristeza.





en todos los ratos de la noche



Mientras caminaba hasta el jardín pensaba qué curioso, qué cosa, que siempre me pedís que te diga a qué le temo, cuál es mi dolor, y cuando lo exhibo, me retás, me decís que no entendés o que te cansás y que yo debiera pensar las cosas de otra manera, como si me exigieras que mi dolor o mis miedos y angustias tuviesen que tener otras razones u otros objetos y que los que siento no son en definitiva legítimos o directamente no son miedos sino un falso problema (Wittgenstein).


Y tenés razón. Es un falso problema.





Las enfermeras que entran en todos los ratos de la noche son lo que más me gusta. Creo que si ellas existen, si hay enfermeras en el mundo y si los bebés nacen de padres que no conocemos y si vos viste ese instante y si yo te pregunté y si te reto como a un bebé para que llores- porque los bebés lloran recién nacidos para respirar- entonces, si todo eso y esto, entonces, si esto, las cosas están bien. Entonces las cosas están bien.



miércoles, 24 de octubre de 2012

Schopenhauer




Schopenhauer dice que la voluntad individual es el títere del absoluto. Que el absoluto es, en realidad, la única voluntad y que esa voluntad es nada. Y dice:  la nada es.  El ser de la nada es la voluntad nouménica ciega e irracional que necesita de la voluntad individual para autoconocerse  El despliegue fenoménico de la voluntad nouménica hace de la nada una nada entendida como nihil privativum igual a la sombra que, a la vez de ser un concepto, no posee objeto que la colme. 


                                           /               

¿La niebla, acaso la niebla al rededor? 
Espero bordearte y que te sientas apenas confundido.
La brújula, babel.



si te diera algo



¿Por qué pienso que si te diera algo sería únicamente el soplo de la rareza de ser vos?
 Sombra y no materia. Fantasma y no mujer. El hueco por donde no es dado perder.



no conocemos qué tren












Aceptar que no conocemos qué tren, más o menos querido, vendrá a iluminarnos la sorpresa.









pájara, mi pájara



I-

¿no será que cantás ahora
humana, en tu jaula humana?


pájara, mi pájara. 
ya puedo preguntarte.

¿sabes que los otros
andan desolados?





que me abrieron zaguanes donde mi ala no cabía en su despliegue

que me abrieron zaguanes y mi ala abre y se agranda por sí misma
que abrieron está libertad mía dentro de la propia jaula
mi suspensión. plumas. una cuerda entre dos bronces.



II-

buscá todas las partes del universo, 
reunílas, tenélas en tu mano tímida
hablá, ellas van a traducir
escribir, escribir sobre este octubre.



componé la escena y dejános insatisfechos
nos conformamos con más, sonreímos. 
danos de seguir bebiendo. al bebedero. 
agua para agradecer la sed. 

creería que
pudiendo arrancar de la tierra 
las criaturas que tampoco 
les es dado volar
que no les sea el suelo
lugar para el reposo

que me arranques y lleves
y que tu ojo sea donde
tierra ni altura
nos acuerden






Ajmátova





Sí. hay algo fuerte. Mataron su esposo en el 21. Poeta también. Gumiliov. Es él quien dice que la libertad consiste en elegir la muerte. Algo que retoma Zizek. Dice que la diferencia entre liberty y freedom precisamente está en eso. Liberty proviene del latín, de liber supongo, al igual que libertad, liberté, etc. Freedom viene de frei, de freischaft, supongo. Otra raíz. 



Liberty es por ejemplo, el sufragio. Freedom es por ejemplo, el derecho a la muerte. Ni siquiera la elección. Sino el derecho individual a perecer (ante todos). 



La luz tardía es ancha y calma,
El frescor de abril es dulce y suave.
Diez años en venir tardaste
Pero soy feliz de hallarte.

Siéntate aquí, de mí más cerca,
Mírame con tus ojos vivos:
Ves, tengo aquí el cuaderno azul
De mis poemas infantiles.

Perdón, si tan triste yo viví,
Si poco el sol me alegraba. 
Perdón, perdón, si yo por ti
Ya a tantos hombres he tomado. 


Ana Ajmátova


martes, 23 de octubre de 2012

hojas a través de mí


en el exceso de sin piedra que me das
dame, amor,  el asco que me falta



no quiero que te caigan hojas a través de mí
tampoco verlas secar en el pedestal 
de tu ojo muerto
no quiero hojas muertas a través de mí
ni que las tomes porque odiás la altura
y preferís del fruto, su madurez

no quiero hombres a través de mí
ni esas hojas, ni esas mujeres que amás
cuando te querés tanto y estás solo

amas mujeres a través de mis hojas
no quiero dártelas, ni hacerte robar
la que no dí

(no quiero tus hojas muertas en las mujeres
donde cuelgo nuestro árbol)

no quiero frutos, ni hojas a través de mí
en la sequía que riego por sed
en la sequía donde muere solo
nuestro árbol, nuestras hojas secas

no quiero tu sed en mi sequía

(te extraño mi amor. 
esta vez el sueño ayuda 
                            a irme)

                         ayuda 
                             a ir)



he decidido que a los jardines no




he decidido que a los jardines no voy a volver.

a las fuentes, a los pasos de los árboles de agosto.

te hablo de las mujeres que no tengo.


¿recordás mi flecha, mi mujer? 


¡qué algo entonces eche a andar!






(no sos maravilloso. pero es maravilloso que me enamore de vos)
(un jardín donde las hojas caigan muertas y mueran lo que cayendo tocan)
(¿me darías esas hojas, tus hojas de papel?)
(¿me darías esa muerte, tu muerte de papel?)
(pensé en la ruta y la catástrofe. 
si sacás el carnet y te dan un auto, podemos 
morirnos sin esta lentitud.
las hojas son lentas. 
mueren en el aire antes 
de alcanzar su final)


viernes, 19 de octubre de 2012

azufre de estos ojos que nos duelen



/ Soñé que nos conocíamos por primera vez en un lugar cerca del mar al que visitábamos con nuestras familias. Nos hablábamos y nos reconocimos en la cara una profunda  tristeza, un profundo mal y la soledad. Te bañaste varias veces y siempre que te veía mojada, la imagen daba una sensación de muerte y sueño. Siempre estabas linda y algo se moría cada vez. Me viste y estabas así. Estabas tan cansada del mundo y vos , según perdida, según mi pérdida también, en el mundo que aparecías, según el mundo, ya. 
El amor como una soledad que siendo bravo, y corajudo y fiel, se empieza a perder.


/ Cuando me conociste me miraste y entendiste que era objeto y era triste y que vos buscabas dónde y qué llorar. Por eso desde esa noche, nos prestamos cada vez el azufre de estos ojos que nos duelen. 

carta XIX


















El sueño era fondo negro. Adelante, letras grises decían tu nombre. Eran las tres de la tarde, como si las palabras que te decían dijeran también la hora y como parte de la misma revelación, el hecho evidente de que te habían matado. Leía el nombre fijo y repitiéndose, parecido a cuando pasan los títulos al final de la película pero en este caso, las letras no se movían.  Lo curioso era que en esa quietud se anunciaban y determinaban un mundo indicando una ausencia.  El antes o después de los hechos no lo sé. Habías estado en un bar, alguien entró , disparó y se fue. Yo leía tu nombre blanco sobre fondo negro y pensaba en tus mujeres y pensaba en mi pensando en ellas.Y lloraba pensando que ellas también iban a llorar. 
Cuando lloro en un sueño siempre es un llanto ahogado, queriendo llegar al fondo del agua pero ahogándome en la conciencia de no poder alcanzar ese atrás o esa última manera de llorar. Me dolía que algo tan vivo dejara de ser. En realidad era eso lo irremediable. Vos eras una excusa, una manera de decir en las letras de tu nombre que lo despierto puede dormirse o lo vivo seguir siendo sin estar.

Me desperté. Creo, le conté a L con los ojos cerrados lo que había soñado. No me acuerdo qué me dijo. Volvimos a dormir.


Hacia una tarde


Hacia una tarde. La visita tomó ningún rumbo. Hacia una ciudad de una sola tarde. Mundo madera. Los árboles sobre montes de arena. Comimos nuestras raciones. Nos racionaron las expectativas. Los templos fueron al suelo a rumiar. Me propuse entonces siempre preferir las provincias. Exigencia de un amor intolerante.  La cresta del ángel, el salto de la columna, el pozo del mar, mis carozos doble donde demoro. 


  

Un viaje hacia la calvicie, a menudo agradeciendo el esfuerzo del bebedero.  Mi sed.

Merzliakov



Merzliakov





Dispongo de oro y plata: ¿a quién repartir?

lunes, 15 de octubre de 2012

cruza una tormenta II




y se arrugue el pecho

y el corazón y diga con
dulzura, con arrebato:



¡qué bellos, qué blancos huesos
indescriptibles 
tiene usted!






me voy a tirar. en algún momento tirarse va a ser quedar acá mismo. acá, junto a mi, acá.  pero voy a tirar y voy a tirar la idea y la idea va a ser una casa sin cemento. y vamos a entrar. y adentro no va haber nadie, ni van a ocuparse los muebles con nuestros pesos. ni los voy a ocupar. sí, voy a tirar esto. voy a arrojarlo todo y de ahí van a surgir palabras, y unas manos y alguna boca que quiera por hambre, comer.



(qué bellos huesos, qué blanquísima alumbra el alma la médula en usted. 
qué bellos huesos. usted, oye bien, usted, alumbrado por el alma,
 usted que ha conocido)



cruza una tormenta I


cruza una tormenta
en las paredes, en el fin.
habría una tormenta para usted
entre usted y la revuelta
usted
entre usted y temprano
enjugando
usted
entre usted
no es sóla
entre usted
el piolín
y la tormenta
entre usted
nombre y origen
entre, usted,
entre, usted
al fin.


corrija los puntos
cámbielos de lugar
los lugares
son más
usted, menos
usted que tu 
yo.







                                                                              ni que el tiempo te barra las ideas

asumo, voy a tirarme y eso es pronto. ni que el tiempo te barra las ideas ni que lo barran, ni que el tiempo. y cuando tenga los huesos listos el borde del cordón y alguien, que por pasar, los vea y los aloje, entonces voy a tirarlos dándole calcio al que pida, y voy rogarle,  los junte y los cuente uno a uno y que si faltara al menos el más ínfimo, el más inútil de todos los apoyos, quedara imantada su vida a esa pérdida, a esta inutilidad, a esa calle, en esta piel donde arrojé.
                                                                          y que los cuente. y que me diga sus nombres
ni el tiempo barre las ideas. 
ni los huesos se barren de él.