martes, 14 de agosto de 2012

apaga el viento que la sopló


Conversion pintura al óleo by Egon Schiele

























hay un día donde la voz cambia. la dirección apaga el viento que la sopló. puse mi voz dentro del baúl que arrincono en el cuarto. cuando lo abrí,  vino un aire tan húmedo como la lluvia de hoy.  me empaño, es cierto. reconocerse es un oficio de ciegos. mandelstam fue interrogado por la inteligenzzia soviética después de una pelea con un poeta que había golpeado a su mujer. lo llevamos a un juicio amistoso,  le dijeron. el paredón era un armamento blanco. las preguntas balas. el viento desde ese día cambió la dirección. me dieron un terror tan grande que no supe dónde buscar los matices de mis miedos. mandelstam. desde ese día, su mujer cambió las horas del reloj para que no lo persiguieran. su cuerpo y su mente dejaron de ser contemporáneos. in-correspondencia. ¿qué es corresponder? asumo que un día como hoy los pájaros picotean las letras que tenía para vos. es posible que quiera darles de comer de esta tinta. si uno, por cansancio, se hace escritor, voy a pedirle que relate una lluvia, un miedo y un pájaro. sé que va a saber inventar para cada cosa un cuento y que voy a poder traducirlo para vos. pero de sus plumas, si escribe, si realmente es negro como la tinta que le di, sus alas van a volar solo en la caída. asumo que eso es corto. como esto. que desciende. y no crece para creer.