miércoles, 19 de septiembre de 2012

¿Qué tiene alguien que confesar que valga o que sirva?



¿Qué tiene alguien que confesar que valga o que sirva? Lo que nos ha sucedido, o le ha sucedido a todo el mundo o sólo a nosotros; en un caso, no es novedad, y en el otro no es cosa que comprenda. Si escribo lo que siento es porque así disminuyo la fiebre de sentir. 

Lo que confieso no tiene importancia, pues nada tiene importancia. Comprendo bien a las bordadoras gracias a la amargura, y a las que hacen punto de media porque hay vida. Mi tía vieja hacía solitarios durante lo infinito de la velada. Estas confesiones de sentir son solitarios míos. No los interpreto, como quien usase cartas para saber el destino. No los ausculto, porque en los solitarios las cartas no tienen propiamente valor. 

Me desenrollo como una madeja multicolor, o hago conmigo figuras de cordel, como las que se tejen entre los dedos estirados y se pasan de unos niños a otros. Sólo me preocupo de que el pulgar no estropee 
el lazo que le corresponde. Después, vuelvo la mano y 
la imagen resulta diferente. Y vuelvo a empezar.

Pessoa




La mayor incisión del dolor es no poder ser explicado. 

entendiendo que por este motivo
el dolor no tiene clase social  
(redime cuanto de mezquino y mísero se aposentaba en el suelo tibio 
de un cuerpo que todo lo recibe)

tan minúscula nuestra gravedad
que pone alma en los pies del mundo
tan mísero es dolerse y tan inmensa
la grieta que escabulle
                                
                                 / que por ese filo nos sea dado 
                                  amar un dolor sin nombre




¿bordeamos con dolor el dolor? 
¿bordeamos la falta de explicación que punza el pecho, 
como el amor, pero más temprano y más abierto? 
¿cómo hacer del dolor un lugar a habitar?

se habita sin explicar la tierra donde sostenemos nuestro pies.


ni diciendo


Hacemos ante el mundo los santos juramentos de la arena,
juramos con gusto,
juramos en voz alta desde los techos del sueño sin imágenes
y agitamos la blanca cabellera del tiempo...

Paul Celan  
Tardío y  profundo

ni diciendo

ni argumentándole
ni argumentando 
ni dando a saber
ni sin decir
ni en argumento
ni dando a conocer
ni examinándolo 
ni atendiendo el caso 
ni entendiendo 
ni desacordando
ni dándose la mano
ni negándola
ni dándola a negar
ni negándose
ni admitiendo
ni esperando
ni dando a saber, a entender, a conocer
ni ocultando -se 
ni figurándo-lo
ni haciendo verdad
ni haciendo por silencio
en grito ni en verdad
ni en secreto 
ni omitiendo 
ni reflejándolo
ni flotándole
ni mostrándolo 
ni dándolo a mostrar
ni prefigurando, prefigurándose
ni acompañando 
obsequiando-se- le
la- sin razón
ni estropeando el metal 
ni aferrándose a él
ni llenándole rubio
ni cociéndolo más
ni cociéndose-lo 
ni leyéndose-le 
ni escribiendo
ni en poema 
ni en carta
ni regándolo 
ni negándosela
ni secándosela 
ni secándosele 
ni haciendo el paso al paso 
ni diciendo que 
ni transfigurando-lo
ni extrapolando eso que 
ni que
ni eso
ni ni
ni amando 
ni detestándose-lo
ni sabiéndolo
ni sabiéndole
ni dejándo de
ni desparecer
ni desaparecer
ni olvidándose
trayéndose
en memoria porque para qué
ni por qué, ni para sí
ni en pan, ni en para, ni hambre 
ni eso,  ni tan
ni es metáfora
ni sintaxis
ni articulando la composición general
ni desmembrando lo dicho
ni reinventándolo 
ni apropiándose el hecho
ni apropiándose-les 
las cargas
ni la carga 
ni el hecho 
ni el espacio en el que el hecho
ni el dominio de un día y una hora
ni el relativo descampado
ni el relativo calendario
ni el relativo ajedrez 
donde jugarse a los hechos por juego
ni ficha negra sobre hoja blanca
ni dándomelo a saber
a explicar 
a dirimir
ni en dilema
ni en apartado liso de hoja poemática
ni en poema
ni poema 
ni carta 
ni en poema 
ni en carta 
ni carta
ni sabiendo 
ni dándolo a borrar
a barrer, dándomelo a barrer
ni escupiendo
ni asomando-lo 
ni en tropezón
ni en agua sucia
ni estancada
ni pura
ni en barril ni esfera 
en celeste
ni cicatriz 
ni espanto 
ni esperma
ni epístole, epístola 
ni posible
ni sin lugar
ni en si razón
ni por gusto 
ni por fe
ni por torpeza
ni entre casa
ni entre dicho
ni por sí
ni por si a caso 
ni en caso que  
ni en cómo que
ni aún diciendo
ni por queriendo, querías, quise
ni oculto 
ni porque oculté 
ni por eso
amén 
ni por eso.


sí, pero cómo














-ser infiel.
-¿sí pero cómo, pero cómo?

                                        ¿qué oponer a lo que no tiene objeto?
                                        ¿qué figura traicionar?


-esto es un recinto vacío
acá no estoy.

-ella es un recinto vacío, 
dice que no está, 
que no hay nada que oponer.


-¿sí, pero cómo, pero cómo?

no se opone una mujer a otra

                                             ¿oponer una piernas a un cienpiés?
                                             ¿un bucle a una sonrisa o un día de lluvia?

                                              (ha llovido mucho y no opongo ningún sol)


cómo elegir la respiración de la bestia
en nuestra espalda y querer el viento
alentando una incomodidad mejor


ser infiel.
                 sí.
                     ¿pero cómo?


(¿incomodar un nombre y su manera de llamarlo?
      ¿tocar puertas?¿tocar otra? ¿tocar la misma?
                               ¿cómo tocar siempre una y la distinta,
                                     la puerta que abriéndose nos deja 
                                                                                no pasar?)