miércoles, 3 de octubre de 2012

cuando armamos un hombre sin dioses








cuando armamos un hombre sin dioses. corremos el peligro
de convertirlo a él en uno. sólo dios















el mar no trae botellas de vidrio. el mar trae. los mensajes se escriben en el mar. el mar no trae mensajes en botellas de vidrio. no trae mar. el mar no trae. no nos trae de vuelta nunca. orillar. un papel que no nos trae mar.


(si no me sacás de mí, no voy a poder esconderte)

el mar no trae papeles ni mensajes empañados a vidrio a mar. el mar no trae el vidrio. no vidrea. el mar trae mensajes empañados. no vemos lo que trae el mar. el mar no trae, no trajo. nos ha traído, mar. el mar. nos ha traído.

(si no me perdés, si no soltás tu boca de mi hilo, no voy a poder sacarte de acá. nunca de acá)

el mar trajo botellas de vidrio verde. verde es el color del mar cuando vidrea.  el mar vidrea botellas verdes, los mensajes no están. el mar trajo botellas sin mensajes. trajo mar. trajo verde. un vidrio lastimó el dedo cuando escribió.

(soltás, ves, soltás mi hilo, tu boca habla, se precipita en hablar)

un mar trajo una boca que decía:
si no soltaran, el mar traería
si en cambio, lo soltaran, el mar traería igual

vidrios verdes, mensajes de agua seca
vidrio secos, mensajes de mar



plato de frutas II




es simple, se complica. ella dice ay!, él escucha lo simultáneo en un tiempo. por esto está complejo, está complicado. traduce simple en ella así como dar le sea dado a él. ahí donde guste dar lo que él quitó. da lo que quitó de ella de una entrega a la vez. ay! él escucha, una palabra escucha, pero yo pienso. ante ella, que dice todo, y pide, y es un mar marítimo, todo, mar grande. verde, así como en tus imágenes de tortugas verdes, de albatros, los cangrejos ya verdes, ya verdes los ves. un mar. ay!  traduce él, pero ay!, una palabra sola, dice él, él, sola. 
y ella, asolada, a sol, sólo, sólo, ella grita, sólo y él no grita, una palabra sola dice
 él, dicé él. 






soy el descuido de su geometría, la descuido pensando mares.
si ella pudiera tirarse a dormir 
vestida, pensando en la vez...


pero tantos rostros, se perderían, tantos rostros se perderían.


 ¿qué tiempo de descuido tiene una mujer que no tiene ese algo 
que tengo yo, yo sí, en cambio, para empezar este mar?


esto es lo que ve él, y es mar.

cuando cierro los ojos y veo el verde mar sobre verdes espaldas, traduciendo el plano, tomando el plano.

cuando ella trabaja su geometría, su rostro lejano, ni verde, ni rostro, ni redondo, ella sólo, ella sin geometría. ella redondea. 
mares yo.


trapos o mortajas. nuestros poses sobre muertos padres. ahora cada cumpleaños que mueren. he decidido. hace cada cumpleaños que mueren que cumplo yo. también cumplir.  


recuerdo horas plenas en el tocador o esos tiempos ay!. estoy escuchando. en mis recuerdos, ella dice que grita, ella dice, se dice sóla. me dijo. ay! esta cara se arruina de improvisto. 





citadino. son las concesiones las que me


                                                
                                      Deni

citadino. son las concesiones las que me irritan. las concesiones del
espíritu. es el hormigueo, o impulsos que levemente tensan músculos
olvidados en la conversación. hay unas sogas de las que puedo tomarme
como lianas para escapar. que entre el ridículo y la anterioridad de
lo que deviene libre se rasgan las vestiduras los jóvenes. yo hablo,
sin más a aquellos. lamento tener este ánimo de hacerlo así, a mi
manera, sin contextualizar. es ridículo querer intentar, pretender
estimular mi mente hacia un objeto de alcance a personas que
rápidamente coman. yo preciso una digestión de amor. porque soy
satélite. además de irreverente irregular. no me sale. porque al
dormir mi mente se va. y lo que se crea, es vulgar en comparación. lo
mismo da. lo que se está haciendo por nosotros es nuestro destino. y
de ahí al clima, a la atmósfera. el cielo luminoso y blanco que me
ofrece este balcón. todas las ausencias y cicatrices en el texto. son
las palomas rechonchas que me miran. y mientras un arcoiris se hace
esperar, me columpio viendo el tender lleno de broches verdes. estoy
tan desinteresado. y a la vez, no hay más violencia que el desencanto.
yo lo vi. en esta renuncia hay una condición que da a lo implacable.
la poesía habita aquí, a esta morosidad de canto, sin interpelar,
totalmente extirpada de efectos. mi época es una que colmada de
desengaños está a la deriva. es hora de fabular. recuérdenme. si
resueno bien. gota a gota se hace el mar y las olas. lo dije en otra
parte. y lo repito paganamente. inconsecuente en escena. porque me
sale así el flash. y jamás se escapa de representar. que lo divulguen.
mi madre amaría que un día yo simplemente vuelva a ser chiquito. y yo
quisiera volver, así, con tan poco miedo a su regazo para cerrar los
ojos y estar completamente orgulloso de ese calor






                                                          














fotos tomadas en el museo Reina Sofía, Madrid.

plato de frutas I



qué obscena. qué plato de frutas, y llena. qué asquerosita estás. y aún esto, esto por dios, lo ves? que predico lo que veo. qué carnoso tu salto en mí, la cáscara está firme y tensa y sin olor. ay todo esto! asquerosita, qué asquerosa estás, mí fruta llena.






un hombre se vuelve complicado. se complica con los deseos de la mujer. se complica con sus simples ay!- golpes de reconocimiento. se complica el hombre. se vuelve hombre que olvida querella. hombre olvidó que a sus padreslos enterró el trapo que les dejó colgando en la nariz, la humedad  la oscuridad, un tapón tanto más feliz. nombre de hijo distraído olvidó. nombre de hijo obediente, de tierra, de oscuridad, de.

cavidad de mamá, ay! todo esto, sí. de sí acordó tener presente acato y obediencia. a la oscuridad echó mantas, y luz. y en el frío, el hombre obedeció el calor, y dio ánimo a los que acordaron también, al frío, echar mantas oscuras, y luz de noche. menos rigor de hambre en el hombre creció. hambre innombrado, no gritaba madre. creció. finalmente creció. pues la mortaja mataba a la madre, pues acostarse con sus ojeras negras acreditaría para siempre la muerta mamma hecha trapo por él, y muerta por un trapo, se decidió no hacer más nada, y morir. de una madre un hijo finalmente creció.