sábado, 6 de octubre de 2012

Un metafísico sensible



Un metafísico sensible encontrará así en el lamento sonriente la belleza formal de la desgracia.

(autor inrecordado)



incluso el oso gordo duerme donde se levanta luego un oso flaco, cuando pasa por encima el invierno. incluso los lobos duermen con los dientes afilados, dormidos, apuntando hacia ninguna pasión. incluso las señoritas descansan en el lecho que las hizo víctima, y ahí se levantan, horas después, y andan, echan a andar, incluso.