martes, 23 de octubre de 2012

hojas a través de mí


en el exceso de sin piedra que me das
dame, amor,  el asco que me falta



no quiero que te caigan hojas a través de mí
tampoco verlas secar en el pedestal 
de tu ojo muerto
no quiero hojas muertas a través de mí
ni que las tomes porque odiás la altura
y preferís del fruto, su madurez

no quiero hombres a través de mí
ni esas hojas, ni esas mujeres que amás
cuando te querés tanto y estás solo

amas mujeres a través de mis hojas
no quiero dártelas, ni hacerte robar
la que no dí

(no quiero tus hojas muertas en las mujeres
donde cuelgo nuestro árbol)

no quiero frutos, ni hojas a través de mí
en la sequía que riego por sed
en la sequía donde muere solo
nuestro árbol, nuestras hojas secas

no quiero tu sed en mi sequía

(te extraño mi amor. 
esta vez el sueño ayuda 
                            a irme)

                         ayuda 
                             a ir)



he decidido que a los jardines no




he decidido que a los jardines no voy a volver.

a las fuentes, a los pasos de los árboles de agosto.

te hablo de las mujeres que no tengo.


¿recordás mi flecha, mi mujer? 


¡qué algo entonces eche a andar!






(no sos maravilloso. pero es maravilloso que me enamore de vos)
(un jardín donde las hojas caigan muertas y mueran lo que cayendo tocan)
(¿me darías esas hojas, tus hojas de papel?)
(¿me darías esa muerte, tu muerte de papel?)
(pensé en la ruta y la catástrofe. 
si sacás el carnet y te dan un auto, podemos 
morirnos sin esta lentitud.
las hojas son lentas. 
mueren en el aire antes 
de alcanzar su final)