miércoles, 31 de octubre de 2012

cualsea cosa




“Mientras los predicados reales expresen relaciones en el interior del lenguaje, la exposición es pura relación con el lenguaje mismo, con su tener lugar. La exposición es lo que adviene a cualsea cosa (más precisamente el tener lugar de cualsea cosa) por el hecho de estar en relación con el lenguaje, de ser dicho. Una cosa es (dicha) roja, y por esto en cuanto es dicha tal y se refiere a sí como tal (no simplemente como roja) es expuesta. La existencia como exposición es el ser-tal de un cual. (La categoría de la talidad es, en este sentido, la categoría fundamental que resta impensada en toda cualidad).

 Giorgio Agamben





cortinas sostienen la caída del sol. ese sol que cae en su frente. ante ella. y cae, en su ventana. único sol. hombre sol. estoy casado con su viudez. como el sol, lo soy. aparezco tras la cortinas que me visten de mujer. tras los muebles que me dirigen, casado. tras lo que vuela sólo. tras arder. ante ella, ante su ventana fría. mi desaparición visita su frente. ante ella, los retazos de fe. ante ella, me quita. inventar. es ponerle ventanas al día de ardor. los retazos de tela. mi razón. en su vestido. en las cortinas ante la ventana. me acota. y ella me trata con las horas del sol. me dice que el sueño es frío. y que aparece el viento por la puerta de noche. la escolto. a fe mía. la tela, la costura, su vestido. lo recibo todo.

lo que ella me otorga en sol.