martes, 6 de noviembre de 2012

nombráme








nombráme el duque de algo
cerrá rápido la tienda, sin agachar la cabeza
pagáme con las monedas en tu país
yo voy a saber hacer 

y como un bosque






ajá. me apago entonces. estuviste cruel, tonto. estuviste seco. alfombrado. te quise. no voy a exagerar.  al menos, sacarle a la fruta el color. sí. te debo. dulce. arrinconá. 




te tomo la boca. espero
no te asuste la mía, seca.
y como un bosque. 

sí, hay mujeres horribles








sí, hay mujeres horribles porque no son mujeres. creo que las mujeres son un aljibe. está lo hondo y lo oscuro también. y está el agua. y la sed del que tira el balde para tomar.

y sobre todo eso. la sed. el balde. la mano que lo tira.

de ese error







que aprendas es escuchar a tocar. todas las flautas queridas. querida. es amarte en el volumen de ese error. 


pero el amor es máquina, maquina







Nietzsche dice que si Lulú le hubiese aceptado la propuesta de matrimonio, se hubiese entonces retirado a ser un hombre casado y feliz, y entonces, no habría escrito lo que ningún otro hombre habría podido, no se habría escrito en su siglo, en el posterior. 





El tema es que Nietzsche, para su época agigantaba los pasos. Al principio se fue a vivir con Lulú y Paul Reé.  Se quisieron mucho pero el triángulo se deshizo, según se sabe, porque Nietzsche pidió la mano de ella y no la de él.

Pero el amor es una máquina asocial. Fijate: Enamorarse (o estar en las ansias de puro y completo recibimiento de lo todo del otro) se opone a el dictamen principal de la sociedad que según Epósito, se erige en el principio de inmunidad. Enamorarse sería, bajando las defensas, perder el principio de inmunidad. 

La cuestión es que el amor (y su poder de devastación; me duele todo el cuerpo, el pobre cuerpito mío!) se une, la más de las veces, al principio de desastre, tal como nos cuenta Blanchot, y no a la vida, tal como los santos nos hacen ver. Porque la vida, como sabemos, es un pacto con el terror. (Vivimos en muchos casos casi únicamente por terror a dejar de existir).

Del amor, la pregunta es cómo se vive en y por amor. Desde el amor y más allá de él, permaneciendo  en el estremecimiento del sin defensa que significa amar.

dicho de otra manera:
¿se puede vivir sin las defensas de un cuerpo que se abre?
¿se resiste en tal exposición?
    ¿ resistimos?


volver objeto la insondable valencia del amor
es lograr una imprenta en el living de la propia casa.

         hacer objetos. y que ellos, en el más de los casos sean, objetos de amor.




el amor sería algo así como 
permanecer en el salto

y cómo preguntarse en un entonces
sin entonces, como dice leónidas
el color, 
del viento

que insufla la boca, 
los cachetes
las orejas hasta
los pies volando 
en.

¿qué se pregunta ahí?
¿oye viento?




el amor excluye. excluye, aparta, remueve. de esta masa interna, oscura como

una noche quieta, ahora se excluye este libro, este texto, mis versitos. los libros
a la condición de objeto. de exterioridad. puedo encender ahora la vida.


tengo fuera de mí, los hijos
obligados de amor.




un mito. para perder






(encuentro, casi por casualidad lo que escribía y se perdió. lo encuentro ahora. casualmente. lo envió tarde. como un error. como una manera de decir que no hay locación, localidad. que la letra no tiene el espacio que pensamos para el relato que queremos contar. que cuento. sí. a destiempo. lo envío igual. como una imitación. como un manera. de explicar. esto que no reposa, que no tiene lugar)





el mito no tiene origen, el mito no tiene origen. / que se repita. / el mito se repite porque no tiene origen. repetir es lo original/ ¿lo original? / no creo que llegue a decir que/ el sobre todo origen. la sobre toda causa. la causa a la altura del. ¿hambre? ¿decíamos? ¿del hambre?/ el origen no tiene mito pero el mito repite un origen que se nos va/ el origen se nos fue/ una foto de un padre y un jardín es una foto de un padre y un jardín visto por. / el punto de vista es una posición filosófica/ el error (el punto de vista en la carne) es una posición del cuerpo entre los objetos que elegimos. ¿elegimos objetos? ¿viste que ellos son tristísimos como nosotros? ¿acumularon? ¿crees que acumularon letra o canto y supieron hacer? no creo que sepan. hacer. letra. de este canto. no sé hacer una letra que. ¿oís? esto te lo pregunté varias veces. ¿oís? pierdo el hilo. dijiste. repetís. sí. repito. pierdo el hilo. el origen. todos tenemos un mito. para perder.