martes, 20 de noviembre de 2012

las cortinas de hierro



las cortinas de hierro se levantaron todas a la vez, hermana y estábamos 
crudos aún para salir



pedí









no te dije que volvieras y arrancaras
las espinas de mi uníparo tallo
no te dije, endulzá, comé, alimentate
no pedí que vivieras 
               para volver

hay sentido. no creo en nada.




hay sentido. no creo en nada. no creo en vos. en la caligrafía  ni el hierro que nos une. no creo en la unión ni en la distancia que sostenés vecina en este cuarto. te alejás. veo la longitud de esta certeza. humo y cemento en la tierra de nadie que pisamos.



un grito


                                                                        un grito es la falta de espacio en el sonido














una palabra saliéndose a ninguna parte. 
atajá la boca mía y hablala con tu lengua.


tapada con la mano de un idiota


 

sos como una libélula en un vaso de plástico 
tapado con la 
mano de un idiota
                                                                            
Deni



 (estuve dentro. me tuvieron. el pecho.
 acariciaba la jaula y me decían; vas a darle pasto a tu mastín)

(porque se piensa que aunque dijera perro o jauría 

nadie entendería el fornido hueso de la caza)

(porque se pensó el pelaje o la piel o el pelo 

pero era idiota la mano cubriendo cielo como un techo 
plano y suficiente)

(estuve dentro. así es el nombre sin la luz. así. 

se acomoda el ala para no volar)

fuera de, tomando




"se puede formar una ciudad con aquellos que me olvidaron"

Joseph Brodsky








(quebrándose se alinea el agua y la leche al orden concreto de nuestras cosas. se hacen objetos para tomar. digo objeto porque no quiero definir el amor que nace cuando pienso en las cosas que me usan).






fuera de tus manos están 
los objetos que me agarran
tomándote, fuera
de estas manos, estos objetos
agarramos fuerte la misma 
cualidad