lunes, 3 de diciembre de 2012

¡perro, si nos engañamos!




"la muerte es la ausencia interminable de perro"
Néstor Sanchez






me desperté tarde, me acosté más tarde todavía.

mamá hizo sonar las campanas de la entrada cerca del mediodía. seguía durmiendo,
soñaba no sé qué-

recibo un mensaje de papá. bruno está mal, es posible que lo castren.

usa mal el término. 
adelgazamiento de la uretra, aunque la vejiga, por suerte,
está en óptimas condiciones.

dos veces por día, como un motor acostumbrado al alto consumo, visitan
la veterinaria para que le hagan la extracción de pis.

dice el veterinario que la sonda pasa como una flor en primavera:
imperceptible.

bien, muy bien.

ahora que los calores están entre nosotros, como los enormes parientes
que vemos de tiempo en tiempo.ahora que los calores están entre nosotros como los codos
en navidad, en los funerales, las graduaciones.

ahora que los calores se insertan en su pequeña cabeza perruna.
mi bruno va a tener que vaciar su vejiga óptima con creciente frecuencia.

en este verano del año doce.

las vejigas y las estenosis de la uretra
palidecen ante la enormidad alejada,
tiritando.

¡querido, los hechos están aquí, a la mano!

-algo inmortal y compasivo
se queda haciendo tiempo 
para escribir los epitafios-

¡pero qué hermosos serán tus restos!
así te espero, ya no tan sólo.

querido, los hechos están aquí, a la mano,
los tanques de gas se llenan y se corroen y las estrellas tiritan
lejos, pienso yo. como piedras invencibles,
lloran.

¡cómo
garrafitas de luz, garrafitas de luz,
están sonriendo querido!

podrías vaciar tu panzita en el pasto
y yo escribría tu epitafio, querido.

qué perros felices seríamos entonces,
mientras brillamos.

¡perro, si nos engañamos!

entonces hice lo que podía y preparé el cerdo
con limón y aceite,
ají y comino,

y cociné unos trescientos gramos de
arroz integral.

bruno, no mires.
querido, no mires.
yo te cuento. 
¿sentís como mi corazón se aquieta,

y está tranquilo,
como el de un finado?

me pregunto si bruno tendrá fuerzas
para lamer la mano que lo golpea.

la vida lo inflama
la vida inflama esa vejiga óptima
la vida lo goplea
y bruno
devolverá el beso.
pronto
la vida vendrá
y bruno será por primera vez,

una niña.

querido amigo,
si olieras sabor a sangre en el aire,
cierre el hocico-
te han despedazado.

entre la llama y el hierro,
sobre la vida
tu sexo se inflama.

querido bruno,
no te prepares
pues no tiene pasos,
ni huella o rastro
¡la emasculación!

por tu causa pienso
y por vos
las estrellas tiritan.

es a vos, quien nunca ha levantado
la vista para ver las estrellas;
quien las supo sentir en cambio,
en la nuca o la espalda,

es a vos, quien se ha frotado
contra las estrellas del universo
en la tierra y el lodo,

es a vos, querido,
a quien le hablo.