miércoles, 5 de diciembre de 2012

hubiera escrito un poema, pero solo tengo la nota al pie







(...)












junté dos sillas, crucé las piernas y me dormí. 
me despierta un mensaje en el teléfono
son las seis menos cinco de la tarde
tengo solo cuatro minutos para escribirte
ayer no quería dormir, digo dormir, digo 
irme a dormir (a veces resisto 
el sueño como si se tratara de
vida o muerte, como si
el sueño fuera de vida o 
muerte,  como si
abrir los ojos
sea vida y 
cerrarlos fuera
muerte)
no ví tu mensaje anoche.
 lo presentí
esta mañana compré un café 
entre la linea A y C de subte
justo en la combinación.
sí, elijo esos lugares para quedar.
ví un animal aplastarse en una baldosa
no recuerdo la especie, no recuerdo al animal
tuve terapia a las diez cuarenta. 
 me dice que abandone la urgencia
con la que hago cada cosa de mi vida
con la que cada cosa de mi vida se hace
le digo que solo entiendo las cosas urgentes, 
que solo puedo quedar ahí. 
vi un animal aplastarse en una baldosa
no recuerdo la especie, no recuerdo al animal
son las seis y dos minutos
cierro un perfil, un puerto, un árbol
te escribo a vos y no te escribo a vos
¿cómo se llega?
como se llega a un puerto
¿cómo se llega? 
como un árbol se alista
 por caer

las ruedas, las ruedas aflojándose


















(cuando bajé, las ruedas se habían aflojado y los dos 
                             corríamos un adentro insoportable)

(cuando bajé, las ruedas se aflojaban. corríamos. era adentro
                                                                           íbamos hacia allá)

(alguna vez él corrió mientras yo le seguía el paso
               como si las ruedas de un camión cargado
               se llenaran de polvo y no pudieran andar
                                                  y no pudieran nunca,
                                                                            nunca
                                                                 estas ruedas)
                                                                           


(me tomó el brazo. luego el cuello. 
                    luego las piernas eran 
                                             para él)

(bajamos. aflojan. corríste. se van. 
                         /ningún verbo está en mi memoria,
                          pero recuerdo cosas/ que hubieran 
                                                                  ocurrido así)

(un adentro insoportable 
                 
                        las ruedas, 
                        las ruedas, 
                       
                      aflojándose)   



(lo tomé. de repente era el cuello todo lo que tenía para dar)
                        (lo tomé. mi cuello era todo y lo daba en mano
                                                                           
                                                                              hacia dónde
                                                                                              va)