sábado, 27 de julio de 2013

Algo quieto



Algo quieto. 
Además, 
y por otra parte, 
todo eso. 
El calor. No, digo 
el frío. Digo
está haciendo.
Además, 
pero también.
Un cierto temblor. 

Como de especie.
Como si al fondo 

se fuera, 
y otra cosa. 
Eso. 
Como al fondo.
Como si nada 
se nos fuera. 
Como si ahí, 

donde no se va, 
tampoco 
se llena y vuelve.
Tampoco queda.
Como si nunca se 
llenara y nunca 
se fuera.
Eso. Es corto. 
Se acaba. Sí.
Todo eso. 

Un poco de 
todo eso.




Emmanuel Lévinas vivió en Rusia. Gustó de su literatura.
Sobrevive a los campos por su oficio de traductor. 

De joven, Maurice Balnchot participa en una revista fascista. 
En uno de sus últimos libros escribe "Lo indestructible; Ser judío":
¿Qué significa ser judío? ¿Por qué existe eso?, creo que, entre todas las respuestas, hay una en tres términos: eso existe para que exista la idea de éxodo y la idea de exilio como movimiento justo; eso existe, a través del exilio y gracias a la iniciativa que es el éxodo, para que la experiencia de la extrañeza se afirme ante nosotros en una relación indestructible; eso existe para que, por la autoridad de esta experiencia, aprendamos a hablar

Víktor Shklovski escribe que los hebreos no podían ser oficiales.  
Agrega: Tampoco yo lo fui en mi época.
Por haber sido hijo de un hebreo y por lo tanto, medio hebreo.

Hèléne Cixous, dice: A mis tres años, Dios era un joven elegante y maternal cuya cabeza tal vez tocada con un sombrero de ceremonia se lanzaba entre las nubes y cuyas delgadas piernas estaban enfundadas en un pantalón de raya impecable


lunes, 15 de julio de 2013

Huya de sí, corra de sí, agregue de sí la hora.



Huya de sí, corra de sí, agregue de sí la hora.

Huya de sí, corra de sí, no salude.  

Corte la poca voz. La boca índiga y seca.  

Sepa rascar, en cáscara, los nombres.

Sepa dejar miga para el hambre.

Huya sino le importa, el pie al dueño.

Y si aún menos le importara, confisque el lápiz al maestro. 

Aléjelo de él.  A cambio, dele cosas de peso para sus años de espalda. 

Huya de quien no lo haría. Corra a quién huye.

Tómele la cola como a los perros que muérdanse la propia creyendo ajena.

Quiera al hombre sin la suela, échelo a andar.

Quiera tanto al desprovisto. Mitad nuestro, mitad en sombra.

Quiera su forma dura. Fúndala en usted.

Junto a las cosas que no quiere, a ese calor, no quiera.

De a criaturas su letra. Amáguele el papel.

Siga allí donde había zanja. No detenga la línea en recta. 

Conduzca en dos, en tres, en tantas.

Verá la trampa no entender al más tramposo.

No vaya. Huya. Húyalo de sí. 

Déjelo vivo.  Deje, que no sepa y estornude.


Para esta noche



De prepo como se les dice a los chicos. 

A los golpes, como nos fueron dadas las cosas. 

Sobre el blanco de la hoja. Sin razón. 

Con la medida injusta. 

Sin derecho. Como crece la vida de una planta que nadie esperó. 

Sin derecho. Como nace también el hijo y el ajeno.

Como lo que no hay. 

De regalo, pero a los golpes. 

Con las manos suaves, en las tuyas, ásperas. 

De así, salido como se pudo. 

De cómo se puede tan poco. 

Hay días, para esta noche, que se duerme. 



¡Oh Hegel, oh constructor!



Los tres silogismos de la "Lógica de la ciencia" son:

Uno: Lógica, Naturaleza, espíritu.
Dos: Naturaleza, Espíritu, Lógica.
Tres: Espíritu, Lógica, Naturaleza.

El mejor es el último, porque el medio produce 
tanto la naturaleza como el espíritu, 
que es igual a decir que la idea de la filosofía 
tiene como término medio lo absoluto.

La razón se muestra operando. 
La idea se revela como práxis. 
La naturaleza es la idea eternamente engendrada.

Entonces pensar es hacer cosas de mundo. 





La palabra en sombra. Da árbol.
Insistir como del verbo querer.
Inventar una manera. Ocurrir.





La sombra. En árbol. No existe
cuando es palabra. Querer. 
Como de ocurrir una manera. 


domingo, 14 de julio de 2013



Qué pensás del suspender, del no llegar al fondo 
aunque no lo haya, aunque nunca lo hubiera,
del retirarse antes, de la abstinencia de qué
cada vez, en cada caso. 
Qué cosas interrumpiste con el esfuerzo de dejarlas
 no inconclusas, sino suspendidas, penetrables. 
Qué dejaste. Qué dejaron de vos.