sábado, 19 de octubre de 2013

No querría a aquél


 No querría a aquél.
Equipado de único sí mismo.
Señalando el número restante.
Afilador de solo su cuchillo. 
Adiestrado a fácil su contorno. 
De él a él, no lo querría.
De poco pide, poco deja que le de.
Darme al ojo como sed.
El de su lado y el que niega
porque hay lágrima de largo 
y miedo no a su acabar. 
Aquél expande solo
lo que de otros nos invita.
Aquél que supo retirar
por invierno su calor. 
No sé cómo recuperarme
de lo que aún se queda
junto a mí.

Me ofrezco.


Hacia la noche encontré *


Hacia la noche encontré palabras.
Es de cierto que estamos a pie en el par que uso.
¿Quién así en quieto estuvo alguna vez?
De lado a lado la pregunta.
Al cuello querer mostrar.
Primero mío, segundo luego de mí. 
Qué manta cubre salido el dos a medio rato.
Qué solo quizá se haga de cuanto dio a no saber. 



* y tus dolores, que a veces lo abrís tanto, me los abras, me los des y te los guarde.

miércoles, 16 de octubre de 2013

Todo aire*


Que en la distancia todo aire se alimente de su hueco.


* De chicos, hacíamos en el campo obras de teatro. 
Usábamos el monte para representar. 
La hermana mayor nos enseñaba a actuar de marionetas. 
Nos decía: finjan que se caen. Tropiecen. 
Así se dura en el ojo del que mira. 

Crece tierra en la herida que la abre


Quién duerme joven 
en su acumulada edad 
no le ha preguntado 
impuntual la noche:

hubo el día que guarde el próximo. 
Y a su siguiente, 
igual lo tuvo entre las manos.
Nos guarde.
Sin rezo, nos cultive.
Nos tenga en fe.
Que por solo hundir la vara, 
la tierra crezca 
dotada de semilla.
Quién hay, brevemente
lo pregunto.

No es tiempo, indican.
No es época. 
Habrás de crecer.
Habrás de ver lo que has dejado.

Quién ajustado aguarda, 
dar de sí una medida más extensa 
que la propia.
Quién, entendido entre dos barrotes
ha dejado el predio 
abalanzarse al campo.
Quién, habiendo comprendido 
deja así mismo el campo 
ser lo bueno de su planta.

Un mandarino.
Eso es todo.
Se ofrece.
Quién allí se ofrece.
Quién hay.
Quién aguarda.
Quién se hace ver.





martes, 15 de octubre de 2013

Simples son las manos


Simples son las manos del que falta.
Sin nombre, da la una.
Se hace seguir.
Doy la mía.
La mía, la doy.
En piel. 

viernes, 11 de octubre de 2013

La tierra en uno


a Claudio Quinteros


Lejos, así se dice al pie cuando baja 
y empuja la tierra en uno. 
Cerca, así también crece clavel y muere. 
De tan acá, reunimos la mano al aire 
apretamos fuerte al que hubiera estado 
y sin querer, se nos movió.


Al medio dobla el cuerpo de uno que le cabe. *


aparta el pelo su mente al tiempo suelo bienes brazos 
además tuviera empeño hombro que mío aro 
vestido cosas de aprender cómo si alguna vez hiciera 
hilo fría nena se parece a mí que hubieras entendido 
aún los ojos  en asunto al fin de tanto no sabe cresta 
de ni el gallo que se tiene antojo cartas para él 
cara centro venga como joven estuvo allí supo 
perder qué hubiera a edad ya viejo en qué 
remojo limpia sin imagen abra de par  lo que cierra 
de amplio algún día será que vuelven dos




* Ensaya una campera y sin los hombros se la pone.
Medio cuerpo para querer a las mujeres.
De las que no sabe por condición.
Sin línea se sigue el paso.
No intenta explicar.


jueves, 10 de octubre de 2013

Una idea para salir a *


Una idea; salir a la busca de las cosas.
Una naranja por casualidad sobre la mesa. 
Una paz no sentida.
Una forma de decirle a alguien.
Ahí va un perro.
La espalda de un hombre de edad.
La tos.
Las señas.
La puerta de un lugar.
Una caminata larga.
La caída de una esquina. 
La fe.
Una imitación.
El frío, pero antes. 


* No saber por qué 
se quiere 
de todos modos,
que la encuentre.
La quite de pared.
Que al fin, 
de tanto cabo
la apreste a su tecla
y suene.
Que al fin también
lo quiera
al modo de no saber
por qué tanto,
se busca
y así de igual,
se deja.

lunes, 7 de octubre de 2013

Bien dar los tobillos al que dobla por un soplo de memoria *


Pensé en la cocina fría de tu casa. 
Pronto va a hacer calor. 
Vamos a tener que hacer otro fuego. 
Cosas. 
Un día asoma la raja al vidrio. 
Veo todo ésto a la vez. 



* Así comemos.
De nuestra mano.
La que ofrece.
No de la que
guarda.

jueves, 3 de octubre de 2013

Cuando esté, al fin quieto *



Cuando esté, al fin, quieto
y ni su madre, al fin,  lo oiga. 
Se dará a querer. Rendido. 
Sin el soplo dejado por su viento.
Dirá: he querido y menos vano 
por solo ello, he vuelto.
Agrega: me he dejado ir.
Este minuto, no le sirve. 
Aquella hora, no la toma.
Su vida, la devuelve.
Finaliza: he querido
en vano, he vuelto
por solo ello a temblar.



* Tan viejo era tocando el violín, lo hubieras visto. En el subte la gente no veía qué antiguo es el hombre en su instrumento.

En la zona *


En la zona que le toca
elige la temperatura, se baña
de minuto, hierve la hora,
el calor que al fin, le quita la piel
y lo desnuda.


* Abro el puño. Miro la gravedad. Los románticos decían: ¿Tiene que volver siempre la mañana? Me dañaré de otras cosas. Se promete.

Cómo habrá hombre fijo a la tarea*


Cómo habrá hombre fijo a la tarea.
Dará el paso, cómo, de quieto
porque el pie no mueve ni endereza ya
su columna de no él,  al frío.

Cómo querrá. 
Cómo elegirá querer.

¿Lo han querido? 
¿Lo han tenido en su vereda
abrazado a su nombre?
¿Le han dicho vuelva, 
vuélvase hacia mí?

Ingrese.

Cómo habrá hombre ser otro.
Que más no él, porque de poder no aguanta. 
Reposo, así le dicen, hágalo.
No escurra la vida con el trapo que le queda.

Miéntase.

Habrá cómo el hombre, lavar de día. 
La cara y más la noche. Que lo arrastra.
Saber oír, para no irse. Falta minuto, 
que le falta. Aún la urgencia no se va.
Porque cuerpo aún le queda.

Resiste.

Por querer. Solo para eso. Y así de nadie.


*  En el subte dos niños ciegos. La mano de un hermano mayor los peina. Están de cumpleaños. Ojos azules. Sin foco. Indiferentes a la luz. Van a crecer. Qué va. 



miércoles, 2 de octubre de 2013

Para qué el hambre. Ya tenemos.



Para qué el hambre. Ya tenemos.
Para qué la duda. Crecemos a su suelo.
Para qué terminar. Habremos.

De cómo quedamos a estrecho. En lo amplio.
De cómo lo corto, tiene días de pie, noches de marcha.
De para qué irse. Somos lo que parte.