lunes, 21 de enero de 2013

estamos vosyo


estamos vosyo
(nos-otros
cuenta menos
-contá
ando-
dos (alargá
(ciertos 
y celestes) 
dáme 
(
 tres)
(sin mí en
lo que
viene 
trae
(de vos) 
reza 
él- menos
número)
contá-
ando 
cree, 
además
- va








en clave (de garganta) tirita sol,




en clave (de garganta) tirita sol, sola. (una
clave- no nuestra (inauténtica: te
amo- digo cosas así en mis- adentros (sola 
sobre el escritorio, dijimos, blanco
sabés: cierta persona- hombre, 
mujer- arrinconó (yéndose 
al baño) un animal (cuenta las lágrimas
de ese poco hablado, animaux- cuenta:
cien, bajamos de un miserable barco 
cubierto de oro falso (da igual
el color dorado - feliz- me dolieron (cierta
hembra- macho dorándose, acomodándose
pedí (por ellos; era tarde (qué ciclo de 

angustia (pero qué 
elección la de pedir)

qué tonta urraca- cruza- sin este
la fila del río en el que vamos - plata 
(decantando papel. qué- silencioso (ruido
de barco) ensambla esto hacia vos, querido
(por los puertos de, hasta las puertas 
a) de par en par enciende la corona (los pasajeros 
bajan- golpeando pieses- pez- en india hilera 
de a cien, docientos (peso) pagan (esta causa- 
sin juicio (final


.



atormentada (el barco anduvo





atormentada (el barco anduvo 
bien. no anuncios de -mal tiempo
llegará el día (llegará
qué -atragantada especie
la nuestra (de barco en buen
tiempo (repleto- hurtador
comen los ojos sin novia) -a la bestia
 que una vez dieron
su hocico- roba para matar. 
cuchillas doble  (índigo filo- (quita
los blancos dientes; se inicia
luego - un deber

(sobre su alma dejan 
caer- la oveja tibia
al mar (de plata 
y sed)










así como tu- desfondada- práctica de amor




así como tu- desfondada- práctica de amor (cuando querés
mucho)- yo también quiero (no sabría cuántos, qué) así
igual- tu descuido- ubicación de los ojos al este del mundo, mirás
el plano donde el agua- el agua de mar, salada, inconclusa- deja de
caer- tu, ¿cómo decir? despilfarro de- amores- sentencias (haber 
amado -querido- también se usa) muchos (otra vez la cantidad, pero

 el mar
 no cae y el
 agua 

igual de profunda
este diálogo) subís

al final: está siempre el letrero- acá decimos cartel o tronco
de los frutos- los árboles nunca dieron, en cambio: los regamos, ella 
les da agua, él sabe tomar- diciendo, como si hubieras escrito un correo
para una mujer oculta- pero estamos a la vista, a la vista de dios- dios está, 
a la vista, a la vista de ellos- ellos eran nosotros- perdimos las mantas, 
el piano- sin tocar- la letra borroneada por el sol sobre el cartel- extenso 

tronco

de luz (estas horas 
son oscuras) escribiste:

el amor 

de las mujeres
-huele a hermana- 
sin saber

cuando era joven- vieja infancia, si me permitís (así llamamos
antigua; nuestra juventud- las piñas muertas sobre las raíces de los pinos
dan semillas-no crece (no vayas a creer) guardaba un hijo - áquel- disculpá;
nombrarte sería... además (tu) en mi letra es solo madera plana (inscripciones
o figuritas soldadas al vitral)  (la madera no es vidrio, la veo
transparentar- lo mismo) muevo la cara- la curva .
 no me ves (un párpado  o una

manta
se cierra
los huesos
ven

pupila negra- hacia el origen (el fondo es negro igual a un ojo dilatado mirando
la estrechez por donde el mundo cabe)-  (nos queremos: de la casa
pretendo sacar muebles en uso, el agua no deja - gotera- por correr (insiste 

el verbo: digo 
gotea como diciendo 
una afortunada madera de luz 
flota- mar- abajo,  no cae- el horizonte (sí,
vemos la curva tapada por agua hacerse pasar por
mar y por- caída) fijate: acá

amor se dice solo 
amor (y muerte es la vela 
que lo lleva).


leo Marina Tsvietáieva; a viva voz









leo Marina Tsvietáieva; a viva voz: escribe sobre el poeta ruso Maksimilián Aleksándrovich Kirienko Voloshin (Maximilián abreviando). dice que el hombre al conocerla, le pide que se descubra su cabeza de un bonete oscuro y a su vez, si al hacerlo- podría- con el mismo impulso, rechazar las gafas- así llama a los anteojos de marco negro- y pregunta, cómo es posible, que siendo mujer tuviera- por un ánimo secreto- el pelo corto hasta llegar al hombre que no siendo, lo era- y el poeta, junto al oído de la que ese día- en un tan rusia un año como el catorce del siglo viejo- marina- le pide- que si acordaba, dejara - ver- frente a sus ojos, ojos de un escritor mayor- la fina linea de su nuca que tras ella delinea- firme, suave- la figura - y el poeta que sin quererla, pero amando- se diría- cierta linea de su trazo- entendiera que al final de su curvada mente, encendía un soplo a quien viera- viese- por descuido- desaparecer la recta, la curva, la fibra- justa- del querido perfil. que por descuido viera una mujer sin linea, escribir, que solo eso viera; por descuido escribir.