sábado, 9 de febrero de 2013

No busques. Lo que hay



No busques. 
Lo que hay es lo que se va.
Entre las manos.
Se arriman.
Corazones.
El labio 
al órgano vital.
Desmedida boca.
La besa.
Sin vestido.
¿Me oís?
Hablar en contra 
de nuestras propias pulsaciones.
No sé de qué va el mundo.
Estoy en él.



Abrí







Habías dejado tu leche en árbol 
entre las ramas que son de las fieras



Con ellas a la noche te retirabas

Te tuve miedo

me escribías y las sirenas se teñían
de tanto ruido








Abrí la cámara sépctica, ando bien.
Subida a la calesita en medio de la plaza 
las palomas no saben hablar 
con este algodón de azúcar.

talio
estaño
rubidio

Hoy entré a un bar y tiré el café de veinte pesos.
Te extraño ¿vale decir?
Haber sido esto
en melodías bajas,
alguien que nunca viste
pero quisiste inventar.