domingo, 14 de abril de 2013

¿Sobre qué tierra cada vez?


y me decías
¿con qué número ser dos?


El fruto crece y cae
hacia abajo.
En vastas direcciones.
¿Dónde entonces?
¿Hacía qué humedad?
¿Sobre qué tierra cada vez?


Tu tono



Tu tono, el más cotidiano,
me desacierta.
No da en el blanco.
Da en el negro.
me hace ver.
Hablo
de tu escritura.
Vivir es una palabra inflamada.
Por qué no sobrevivir ahí
Guardo tu letra en este cajón.
Para que salga y respire lejos.
La mía.



Serie cotidiano




Hace unos días ví la película de Werner Herzog, "Woyzeck".
El actor Klaus Kinski, el preferido de Herzog, abusaba de sus dos hijas.
La última se hizo actriz. La primera fue solo primogénita.
¿Qué es la distancia?
No quiero usar la palabra sublimar, llevar a lo alto lo que tiene nuestra única altura.
Pienso en la metáfora como la elección de la distancia entre lo real y lo real.
¿Qué metáfora podemos?  ¿Qué ligazón romper?
Escabullir los dedos hacia otra dimensión.
¿Hacia dónde llevás los ojos? ¿Las manos? ¿La palabra?
¿Qué es tocar lo que no ocurrió?