jueves, 22 de agosto de 2013

Lo opuesto, comienzo del trabajo *



Las cosas como una extensión inmueble.
Poner acá una idea junto a las patas de su mesa.
Salvar, no sé qué, no sé por qué tanto.
Lo perdido orientando la dirección. 
No perder de vista las ideas dentro de las cosas.
Direccionar la escena, ponerla en tabla.
Evitar el drama en los pasillos de la propia casa.
Extender la madera hasta donde dejamos de ser.
Zapatear, olvidar el pataleo.
Eso, sobre todo.




* En latín lignum es leño, los lineografos trabajan la madera, los dermógrafos dibujan la piel, el tabú.