sábado, 31 de agosto de 2013

Sueños 1.




Cuando no nos escribimos la vida es completamente diferente. 
Cuando sí nos escribimos la vida es completamente diferente.  




Un viaje de hermanas a un lugar asiático. 
Calles irregulares sin nombre.
Entre nosotras, un hombre mayor. 
Una chica pasa frente nuestro. 
Tiene ojos de muñeca cosidos al revés. 
El superior se inclina hacia arriba, 
mirando el cielo o un interés mayor. 
Filmamos una película en el sótano del país. 
El protagonista es el hombre que nos acompaña.
Nos pide favores. 
La más chica de mis hermanas es su hija. 
Actuamos de mujeres. 
Rodeamos a un hombre indistinguible.