domingo, 10 de noviembre de 2013

Cuando bajé


Cuando bajé, las ruedas se aflojaron y corrimos.
El suelo apareció con nuestros pies. 
Ningún verbo en mi memoria.
Cosas que hubieran ocurrido así.

No sé si hay algo diciendo, negando, 
perdiéndose en todo esto.
Soñé toneladas que no recuerdo. 
Un peso enorme en algún lado. 

Arruinar con una idea lo que era polvo.



Pedir


No te agites alma material. Toma una cosa en tus manos. 
Una piedra o un animal. Lee ese objeto del mundo.

Michel Serres


Están las lomas de Uruguay. El pasto alto. 
Hace años movieron las ovejas del potrero. 

Son grandes extensiones de subas y bajas hasta la laguna. 
En la orilla hay cangrejos. Nunca vamos a pie. 
Los vasos de los caballos los aplastan  sin distinción. 
Se hunden en el barro. Toda la laguna es lodosa.


Hay un hombre en las lomas, en la laguna,

entre los cangrejos, entre las ovejas, en el barro,
en el agua, entre los pastos, sobre el juncal. A pie. 

Mis hermanos no ven. Mi padre no ve. 

Veo un hombre llegar.





Pedir. Tomar prestado. Inventar la idea que no tenemos. 



Decantar




Salgo. Lo que afuera zumba es olvidable. No custodio.
Dejo abrir las cintas del vestido que no traigo. 
En silencio. Armo. Sobre. Qué. Decantar.