lunes, 2 de diciembre de 2013

Qué le debemos


¿Qué le debemos al pasado?
Vemos la realidad envejecida. 
No contábamos con esta novedad.

Toda anterioridad es puesta, luego, por su después.
Qué somos ahora, sugiere: cómo construimos lo que fuimos.
El verbo construir fue tomado por las malas lenguas, 
las lenguas de la voluntad. 
El ofendido no trabaja. El tiempo es para él inmóvil.
Lo clava a la pared como un cuadro que solo se lo mira.
La cultura fue tomada como objeto fijo por hombres muy serios.
La fijeza es una pérdida de tiempo.
Es frecuente sospechar que éste instante nos despide.
Cómo andar a pie un mundo que galopa leguas.