domingo, 26 de enero de 2014

Negatividad

El joven es la negación del viejo todavía fuerte para ir hacia su vejez.
Los años de juventud radican en envejecer por mano propia. 
Este oficio requiere mucha vitalidad. 
Un joven negado es algo de mal gusto, suelen estar en perpetuas vacaciones.
En período estival es natural elegir el mar.
Los hombres de edad son, en su mayoría, contemplativos.
Miran desde la costa cómo las olas desgastan las piedras. 
La erosión es lo que ocurre en las personas tan firmes como las rocas. 
Se desgastan de ser ellas mismas.
Envejecer es hacer venir el mar que viene.
Para esto, es preferible no subirse a las rocas y utilizar, en cambio, nuevos artificios.
No es bueno crear máquinas para detener la vejez, suele endurecer la superficie.
La naturaleza ocurre sin la voluntad del hombre. 
Quererla es hacerla venir. 
Hacerla venir es crearla.
Un joven tiene esa tarea. 
Por eso es también un viejo y una ola.
Los jóvenes deben desestimar las rocas.
Nada rígido ha llegado a viejo con algo que decir.

sábado, 25 de enero de 2014

Acuerdo

Acordamos nuestra avaricia.

Hará por haber sido 
elemento no de colección. 
Hará que le hagan por
cuanto ellos la toda noche.
Habrá perdido por solo
dormirse en sobre mesa.
Hará señas y no verán 
el humo de su voz.
A nadie quemará su incendio.
Hará escándalo y no estará saciada.
No querrá la cena.  
No entenderá el sonido de algún 
que fuera suyo.

Tocar

Y es como si saliera de uno al más vecino.
Tocara la puerta, viera su cuerpo 
volver a tierra lo esperado y no dar hondura. 
Hubiera gallo para esta hora, 
que nace de no perderse
ni extravía la noche en la que viene.
Y es tocar y fuera abriendo.
Lo que en amplio aprieta el animal.
Lo que en hombre aprieta al hombre.
Y es abrir y son las cosas que hay
estrechas aún en haber sido.

Talón

Vestido que puesto el talón descorre.
Que de andar pisan los pies el sueño.
Lejos. Hallada. Así.

Elementos

Está la casa, la sierra se dice ven. 
Como de los que vuelven.
Está la casa, los que saben dicen
vender la madera coronilla son los muebles. 
Como los árboles amueblan casas.
Toman la cocina para darnos de comer.
Y alguien toma la cocina y nos prepara.
Está el agua revuelta y baja 
la sierra porque así es el mar.
El agua un paso. La casa amanece montes.
Están los gallos y el sonido donde no tanto.
Está la casa cercana al monte el agua 
de una cañada que nombré.
Pez en esta zona es mojarrita.
Lleva ese nombre y baja.
Porque alguien prepara la noche 
donde comemos.
Comemos y alguien prepara las camas.
Las camas están a la par.
El agua en río es cañada.
Desciende es algo que baja. 
Negra es dulce una laguna.
Un sueño es cañaberal.
El surco cortadera toda la tierra.
Preparan las camas donde alguien y yo
dormimos la noche sobre el piso.
No tanto es el nombre de la casa. 
Y alguien trajo que comer. 
Nocturna es la noche. 
Los voladores son y acá los hay.
Los hay en las lámparas de luz.
En la escalera de concreto que sube. 
A la par de la sierra que sube.
Arriba es a los pies algunas piedras. 
Cuarzo es la roca que más vemos.
Alguien prepara la noche. 
Será simple. Digo. 
Seremos estos elementos.

Andar

El tajo del sueño quiebra nuestra tierra.
En ambos lados, el suelo extraña el suelo.
Olvidamos el motivo. No olvidamos el viento.
El árbol deshojado. La tierra revuelta. 
Embrutecida.