domingo, 9 de marzo de 2014

Hilera

Alcanza la voluntad de un hombre 
para que el árbol no crezca árbol.
Sea hogar lo que era solo ramas.
Sea partir lo que solo era quedarse.
La naturaleza sucede en años
y en años pasa sin ocurrir.
Los hombres tenemos la preocupación
de las cosas en hilera.
Pusimos la causa del árbol en su semilla.
Estamos tristes. 
No sabemos tomar otra dirección.

En la calle vi asombrosa cantidad de hombres sobre el piso

En la calle vi asombrosa cantidad de hombres sobre el piso. En las puertas de los edificios, en los garajes, entre el cordón y la vereda. El bolso de alguno debajo de la rueda de un auto, sobre el cemento, debajo de nosotros. Entre los pasos, los chicos y las chicas y los hombres grandes. Entre los hombres helados y las mujeres tomadas por el brazo. Vi asombrosa gente debajo de los autos, haciendo cama en el piso. Dormir sin remera sobre un colchón. Sobre dos, tres. Uno sobre otro. La luz de la ciudad no se les cierra. Vi hombres encendidos por una luz artificial. Prenderles el sueño. A la calle. A la cosa que se echa a los pies. Sobre los pies. Acomodarse, mover la mano, no quitar la luz. Dejar los hombres pasarles el taco por la nuca. 


Peinados

Cuando era chica quería sostenerme en la imagen de alguien.
Me llevó tiempo y peinados. Qué pena me dan esas horas largas. 
A los jóvenes como vos les diría: tomen la belleza y denle hijos. 
Violen su reposo. Mi intriga se aleja de los actos viriles.
Sospecho del hombre que solo puede penetrarse a sí mismo.

Querer es una acción que se realiza sin agentes ni intermediarios

Representar significa estar en lugar de otra cosa.
Para Rousseau no es posible representar la voluntad; 
Decirle a otro, queré por mí
En la película ella pide un momento a su reciente marido.
Se sube el cierre del vestido y sale al campo 
donde otro hombre la sigue por asuntos de negocios. 
Lo empuja y sin más, lo monta.





Cuando las cosas

Cuando las cosas se dan, dan a ser otras.
Cuando es un día como hoy, abierto, estamos dados.
Entonces no sé, de qué tenerme, de qué darme por completo.
De cómo seguir ahora que las cosas siguen y no vuelven.
No sé en quién anda lo que en mí no cabe.
A quién entregar algo de lo que ya no puedo.

domingo, 2 de marzo de 2014

Necio

Cuando camino por la calle veo a los hombres junto a las mujeres.
Algunos, los más breves, distinguen su cosa amada. 
El necio carece de cálculo. Arrebata la flor y desatiende el campo entero.
Estos hombres llevan su raíz en una mano.

Las horas de hoy fueron largas. Fui inútil en cada una.

Las horas de hoy fueron largas. Fui inútil en cada una. 
En todas ellas sospeché de mí. Corrió el presente a buscarme. 
No estaba allá, donde es lejos y los recuerdos se dejan tocar. 
Tampoco en los planes que a gran velocidad 
toman vuelo al igual que los aviones. 
Estaba acá, al lado de mis piernas, sentada en la misma silla.  
Cercana a mí, estaba yo. Fija, permanente, insaciable.

En estos días que pasan. Nos han pasado días

En estos días que pasan. Nos han pasado días y mañanas por encima. En esta correría de días que pasan sobre nosotros y nos dejamos las noches pasando por igual. En este viaje fijo al nombre nuestro, al tuyo, a los días que pasan en tu nombre y las noches que no pasan en mí voz. En ésta voz que elijo para hablarte. Insistida religión de hacer nombrar, hacer que nos nombremos.  En algo que se dice. Decir esto, falto por completo de una idea. En las noches que no puedo, que me faltás. En donde tampoco estoy y me falto. Donde el amor no importa y se busca una amistad. Donde la amistad es un poco éste amor buscado. Te busco en la voz, donde no tocamos.  En esta manera de buscar que no tiene resultado. En ir de vos a mí como si fuéramos nosotros. Tonelada de días son los que nos pasan. Pasan por alto. Por encima. Hacen peso, doblan la cabeza hacia lo bajo. Noches que hacen ver lo que no alcanzo a pensar. Te llamo porque hay en estas horas los días pasados nuestros. Y es tarde. Y el tiempo se me va. Y no lo busco. 

sábado, 1 de marzo de 2014

Teoría

Estoy debajo de las ropa 
sin calor, desarreglada.
Hago teorías convincentes
para explicarle a la que escribe
la forma de no entender.

A tirones

A tirones
así la idea de una vida
se le ocurre, cierta
nacida de este mundo.
A tirones, y era ella misma
tomando su pelo
por un largo 
que no cree 
sostener.

Nunca se alimentó de las raíces.


Hay un día y cae a pique

Hay un día y cae a pique.
Hay un saber, lo incierto y caigo a pique.
Tiemblo hace horas.
No es precisa la mano.
La mano extendida a vos.
Compañera, cada vez
el certero presente 
de no abarcar.