lunes, 26 de mayo de 2014

Y si pasara

si pasara que los días 
siguieran leves y fuésemos en ellos 
no más que el tamaño impreciso 
de haber disimulado el domingo en lunes, 
la tarde en llaves y papeles de firme contenido, 
razones suficientes de yo acertado y en apuro. 
si pasara que siendo 
alcanzáramos a serlo sólo en este modo. 
Justificados, claro, ante el espejo y el cansancio.
Justificados, cierto, ante los mismos.
si pasarapasara ésto 
y ni el rastro fuera hondo 
sobre el piso menos nuestro.

Útiles


Cargo aún mis útiles.
¿Los olvidaste un día sobre una 
butaca y nunca volviste a verlos?

Hoy

Hoy éramos un animal.

Palabra


No es por un golpe que damos la palabra.
Es el diálogo en silencio de los baños.
La voz distraída al preparar la avena.
La continua forma de sentarse.
No es por el golpe que damos la palabra.
Es la cara temprana no embellecida por la noche.
Es el pelo caído y el pelo todavía reluciente.
Es la casa cotidiana borrando el rostro.
Nuestro gesto desecho en la cama.
El día desecho en el sueño.
No es el golpe dijo, es la palabra.

martes, 20 de mayo de 2014

Despierta

Despierta. Ojos de sueño.
Prontamente. Agua en el rostro, 
nudos de cordón. Algo ciego
golpea en lo diario.

Tan pronto es cerca

Más valdría 

despertar la mañana antes de hora
Más puntuales 
que el primer trabajador
menos laboriosos 
que cualquiera de ellos.
Resistimos. 
La claridad debiera amanecer
oscurecida.


viernes, 16 de mayo de 2014

Si tuviera seis días el día

Toda urgencia es la culpa de un olvido.
Me es dado recordar.
Así dice la religión cuando olvida su Dios.


Si tuviera seis días el día, daría el siete.
Si avanzara el suelo seguiría impuntual
mi pie sobre la tierra arqueada. 
Andamos su curva. La curva es nuestra.
Si fuera animal, daría noche y luego noche. 
Mis hijos serían oscuros.
Si pregunto, entonces la demora. 
Habrá sido temprano.
Si un amigo es una ley. 
Una ley para seguirlo.

jueves, 15 de mayo de 2014

yo usted y la nunca soy la verde pampa el desierto de chile Zurita

¿Cómo es solo, o qué hay 
cuando es tu compañía?
¿Cómo es no estar de a vos
y sin nadie? ¿Pudiste?

No hilo con exactitud

No hilo con exactitud las cosas. Arrastro propias 
las ajenas, luego insisten en perderse. 
No acuerdo conmigo ni con los otros.
A toda hora, el margen me indica dónde reposar. 
Voy con demencia a esos lugares. 
Al final de una avenida sobre el riachuelo. 
Al final de una pregunta que nos vuelve insoportables.
A insinuar, a pesar de mí, el desengaño habituado de las cosas. 
¿Podré soportarme en este borde?
¿Irías conmigo, incorrecto, al mismo lugar?
Te abrigo de mi insistencia. No querer 
quedarse en el encuentro.


miércoles, 14 de mayo de 2014

Te hablo para que las cosas despierten

Te hablo para que las cosas despierten y laven el rostro que tuvimos.
Es la edad. Pronto somos otros y tampoco nos tenemos.
Qué juventud hubiera si aún la mía fuera a tiempo, propia. 
Tu época, dónde, a quiénes. ¿De qué somos capaces los amigos?