domingo, 26 de enero de 2014

Negatividad

El joven es la negación del viejo todavía fuerte para ir hacia su vejez.
Los años de juventud radican en envejecer por mano propia. 
Este oficio requiere mucha vitalidad. 
Un joven negado es algo de mal gusto, suelen estar en perpetuas vacaciones.
En período estival es natural elegir el mar.
Los hombres de edad son, en su mayoría, contemplativos.
Miran desde la costa cómo las olas desgastan las piedras. 
La erosión es lo que ocurre en las personas tan firmes como las rocas. 
Se desgastan de ser ellas mismas.
Envejecer es hacer venir el mar que viene.
Para esto, es preferible no subirse a las rocas y utilizar, en cambio, nuevos artificios.
No es bueno crear máquinas para detener la vejez, suele endurecer la superficie.
La naturaleza ocurre sin la voluntad del hombre. 
Quererla es hacerla venir. 
Hacerla venir es crearla.
Un joven tiene esa tarea. 
Por eso es también un viejo y una ola.
Los jóvenes deben desestimar las rocas.
Nada rígido ha llegado a viejo con algo que decir.