domingo, 9 de febrero de 2014

No tener el no tener, soltar, tenerlo poco.

Tentada en ocuparme de un tiempo que no mío.
Preferir pensar el alma sin saludo, la piel quedarla sola.
Como las pieles en los viejos se les quedan. 
Ir a su más fin, donde amplia claridad sabemos. 
Lo que no está, es cierto. Más firme incluso que cuanto hay.
Pero es ésta la mañana cuando ésta la tarea.
Soy joven. Tengo mis dudas puestas. 
No salvo mi edad con mi no aún. 

Guardo el hambre, para sentirme *

Decir, a bajo costo, lo que no se tiene.
Los valores son talla de tú pérdida.
No es una casa, son las puertas.
No es el temprano, es la otra hora.
Saco tu traigo, me lo doy a conocer.
Es la agotada pausa, de no estarse 
en un cuando donde sí.


Dudo a veces que sea tan cierta la fuerza de perder, que solo ella sea fuerte.
Pero los hombres que quiero, quieren en las cosas que acompañan.
Querer es una pérdida. La única en mi tanto.