sábado, 6 de septiembre de 2014

Eso sería

                                                                                                     A Ricardo Rodríguez Ponte
Sería llamar, pedir por un nombre.

Sería el tercer piso, la llave de metal,
el ascensor sonoro hacia arriba.

Haber temprano tantas veces en la puerta.
La madera al suelo, la amplia biblioteca.

Serán tus libros, para quién.
Leerá quién tu elección en los estantes.

Tu camisa a cuadros, haber visto
por descuido alguna vez

el frágil cuerpo.

Serán tus horas tantas
dadas a que ocurra en los ausentes.

Seré yo misma reclinada por la voz.

Aquellas veces que así fueron, 
sería lo que hiciera con aquello.