sábado, 24 de enero de 2015

Faltan hombres que arrodillen

Faltan hombres que arrodillen los árboles y entonces 
los alcen contra el sol y la distancia. 

Pedro Mir

Debajo de la claraboya

faltan hombres 
para estas horas
sabidas negras

dadas a contra pecho 
oscuras siempre

-mi hora no está en la tuya,
no veo en el ojo del caballo-

demos, a más no ser
hoy, tan hoy
de luz natural

nuestra hora al tiempo.